Más de dos millones de personas se dieron cita en la playa de Copacabana en Rio de Janeiro para celebrar la llegada de Año Nuevo y celebrar los 450 años de la ciudad de Rio de Janeiro.
Un espectáculo pirotécnico considerado este año por sus organizadores como el mejor de la historia.